sábado, 20 de julio de 2013

Introducción a Ser: La Única Realidad






Gracias a las traducciones de una gran y queridiísima amiga, Tarsila Murguía, tenemos la traducción por partes del último libro publicado por Nathan Gill pero aún no editado en español. Sólo traducirá hasta la página 24, lo único que he podido conseguir en internet, pero por ahora suficiente.



SER: LA ÚNICA REALIDAD

Por Nathan Gill



Introducción

La única realidad es Ser. Estar despierto o estar dormido no tiene ninguna relevancia. Normalmente la idea es que los diálogos como estos tienen el propósito específico de generar iluminación, un despertar, liberación -cualquier término que se utilice con el fin de evitar identificarse (o trascender de) como un individuo que sufre-. Pero nuestra verdadera naturaleza es siempre Ser y ésta no requiere ningún tipo de iluminación o despertar. Ésta simplemente ya es así, no obstante, haya identificación o no. En el juego de la vida, siempre que hay identificación, la historia tiende a ser sobre mejorar de algún modo lo que ya es. Y cuando esto toma la forma de la búsqueda de un despertar, el objetivo resulta normalmente en deshacerse del sentido de individualidad, como si esto estuviera mal o fuera irreal. Pero si hay un sentido de individualidad y una historia acerca de una búsqueda que deba ser eliminada, entonces esa es precisamente la realidad. Ser no implica ningún tipo de requisito. No es necesario cambiar nada ni ganar nada cuando se trata de Ser. Esta apariencia hoy presente es la expresión perfecta de Ser y es inevitable.

Índice
Introducción
1 Descripción 11
2 ¡Intenta no ser! 16
3 Simplemente esto 19
4 Pensamiento 20
5 Suposiciones 21
6 La pantalla de televisión de la vida 25
7 Liberación 26
8 Evitar el sentimiento 28
9 Práctica 31
10 La conciencia del momento presente 34
11 Cuéntame una historia 34
12 Evitando el vacío 36
13 Escapándose 41
14 ‘Tú’ eres sólo un pensamiento 43
15 Entendimiento 44
16 ¿Y ahora qué? 46
17 Tranquilidad absoluta y esfuerzo relativo 52
18 Reírse de las noticias 55
19 Correspondencia con Cornwall 58
20 Aquello que actualmente aparece es la realidad 65
21 ¿Por qué? 66
22 La historia de Ramana Maharshi 67
23 No hay otros 73
24 Lo que dijo Shankara 75
25 Sólo lo ordinario 78
26 Indiferencia incondicional 82
27 Memoria 83
28 Compasión y desapego 85
29 Todo aparece porque Tú eres 87
30 La identificación y la liberación son impersonales 88
31 No hay diferencia 90
32 Lo que representa para mí la libertad 93
33 Desesperación y gozo 99
34 Causa y efecto 101
35 Las diferencias son relativas 103
36 Advaita 106
37 La elección y su consecuencia 108
38 Autodescubrimiento 111
39 Liberación personal 114
40 ¡Guau! 116

Descripción

Unidad o Ser, aunque indivisible, podría decirse que tiene dos aspectos: la consciencia y el contenido que va apareciendo dentro de la consciencia.
El contenido de la consciencia son todas las diferentes imágenes que aparecen: imágenes visuales, sensaciones, sonidos, pensamientos, sentimientos, etc. Todas estas imágenes aparecen actualmente dentro de la consciencia, pero las imágenes mentales parecen ofrecer una nueva dimensión, la capacidad de distraer la atención de o fuera de la presencia hacia la historia del "yo" como un individuo, una entidad diferente localizada en tiempo y espacio. Esta historia acerca del "yo" está basada en el pensamiento, y como pensamiento es sólo una parte de toda una imagen completa, cuando la historia aparece como realidad viene acompañada de un sentido de carencia. La búsqueda de la totalidad es la historia de ese intento de llenar el sentido de carencia. La búsqueda de la totalidad o plenitud surge en miles de formas, una de ellas es la búsqueda de la iluminación. Ésta también se centra inevitablemente dentro de la historia personal, la visión psicológica y parcial de la realidad y consecuentemente no puede dar como resultado un sentido duradero de satisfacción. Cuando el juego de la vida no se ve desde el punto de vista psicológico -desde el punto de vista de "mi" historia - se da una visión no personalizada, una imagen íntegra, libre de cualquier tipo de carencia o limitación.

Todo tiende a aparecer como lo hacía antes pero sin esa visión distorsionada que lo hace "mío".

Entonces, ¿qué se puede hacer para retirar la atención de esa historia personal?

No puede hacerse nada, debido a que realmente no hay ninguna entidad presente que pudiera hacer algo. La historia personal es aquello que da la impresión de un alguien que está haciendo cosas, que está eligiendo, que está tomando decisiones, etc., mientras que realmente ese alguien, o "yo", es simplemente un comentario que surge junto con cualquier cosa que aparece. En la ausencia de ese comentario, o en donde éste se reconoce como tal, es obvio que todo lo que está sucediendo o apareciendo lo hace bajo su propio acuerdo. Nadie está haciendo nada.

Pero, ¿quién observa  esto como un comentario?

Todas las imágenes están apareciendo o están siendo registradas en la consciencia. No hay un alguien, ninguna entidad para observarlas. Todo esto está sucediendo simplemente en el Ser. El comentario tiene el efecto de personalizar el aspecto consciente de Ser, dando la impresión de un alguien que de hecho, no es nadie.

Esto puede resultar un tanto frustrante, escuchar que no hay nada que se pueda hacer cuando aún existe un sentido de un alguien que pueda hacer algo.

Si, siempre que haya identificación como alguien, habrá un sentimiento correspondiente de inquietud o frustración, una necesidad de llenar ese sentido de limitación. Con la intención de llenar ese sentido de limitación pueden surgir diversas formas de desarrollar ciertas prácticas, tales como la indagación o la meditación, o tal vez simplemente escuchar una descripción acerca de todo eso sea suficiente para que la búsqueda sea vista bajo su verdadera luz.

En los momentos en que hay un entendimiento de esto se genera un sentimiento real de alivio.

Ciertamente, el entendimiento puede dar lugar a un sentido profundo de alivio. Pero el entendimiento (en el sentido en el que yo utilizo la palabra) es todavía algo que forma parte de esa historia del "yo".

Pero, ¿el entendimiento no puede también ayudarnos a salir de esa historia y llevarnos a la iluminación?

Si la historia es vista como historia, entonces no se necesita ningún entendimiento ni nada por el estilo para "salir" de la misma.

Entonces, ¿ver a través de la historia o a través de la desaparición de la misma sería iluminación?

La "Iluminación" sólo parece relevante desde el punto de vista del "yo". Solamente "mí" historia es la que necesita iluminación. Tu verdadera naturaleza es Ser, y Ser es ya todo lo que es (aún cuando aparentemente se ignore) y no hay ningún tipo de requisito para que así sea.

Entonces ¿aún ante la aparente ignorancia de Tu verdadera naturaleza seguirá siendo la expresión de Tu verdadera naturaleza?

Toda ignorancia y todas las historias acerca de la superación de esta ignorancia son la expresión perfecta del Ser. Es imposible evitar Ser. ¿Tan difícil es ser? Este es siempre el caso, independientemente de lo que parezca.

Muchos maestros recomiendan métodos y técnicas que parecen producir ciertos resultados.

Si, y con la misma frecuencia dejan de producir resultados. Es una historia interesante ¿cierto?

Entonces, ¿todo sucede como sucede? Un maestro recomienda una técnica y un estudiante practica la técnica y se genera un resultado o no, ¿no podría ser de otra manera?

Exactamente, así es. Todo está pasando exactamente por su propio acuerdo porque en realidad no hay nadie que pueda hacer que algo suceda. El "Yo" es parte de lo que está sucediendo, nunca es la causa de nada de eso.

Todo puede estar sucediendo por su propio acuerdo o espontáneamente y aún así normalmente parece que hay un "yo" haciendo planes, tomando decisiones, haciendo cosas. El comentario que surge en el pensamiento es el que aparentemente divide lo que aparece en algo que debe ser hecho por alguien. Pero no hay nada de malo en eso, no es algo que tenga que darse para que algo más llamado iluminación pueda llegar. Si hay identificación, entonces eso es lo que está sucediendo, eso es lo que aparece como realidad. Si esa identificación es comprendida entonces, eso es lo que está sucediendo. El caso es que todo es acerca de Ser, sin importar cómo se configuren las apariencias.

Por supuesto que también se puede suspender total y repentinamente cualquier tipo de identificación.

Si, eso puede suceder en medio de la historia.

Pero ¿puede regresar la identificación?

Puede ser, pero cualquier ir y venir no es más que el simple juego de la vida. En lo que se refiere a Tu naturaleza como Ser, la ausencia o la presencia de un yo personal no tiene relevancia. El Ser simplemente es, y todas esas apariencias y sucesos podrían describirse llanamente como el entretenimiento cósmico.
En realidad, nada ha sucedido.

¡INTENTA NO SER!

Me pregunto ¿cuál es el propósito que ves con respecto a esta charla?

Yo no veo ningún propósito. De pronto aparece un salón con gente dentro de él. Se está llevando a cabo una conversación que parece tomar la forma de una descripción. Tal vez, en el caso de algunos de estos personajes, se dé algún tipo de relajación al escucharla, tal vez no. Realmente no importa porque absolutamente todo está simplemente sucediendo en el hecho de Ser, está Siendo. El propósito o el significado aparece dentro de la historia de la individualidad, y si eso es lo que está sucediendo, entonces eso también está bien.

¿Si dejas de identificarte entonces estarías perdiendo algún propósito?

No es que "tú" dejes de identificarte, sin embargo, es posible que el sentido de identificación de que eres "tú" desaparezca, y entonces se podría reconocer que no se necesita ningún propósito. Mientras sucede la historia de individualidad, normalmente parecerá que el propósito es significativo, se da un sentido de "yo" yendo hacia algún lugar. Así es el juego de la vida.

La idea de que el tiempo no existe nunca me ha tenido sentido.

El tiempo es un embelesamiento con la historia en el pensamiento, de tal forma que parece significativa, de ahí que los pensamientos acerca del pasado o del futuro -que realmente son sólo ideas que aparecen en el presente- se consideren reales. La única realidad, de hecho, que posee el "pasado" o el "futuro" es como ideas.

Pero, el pasado si sucedió.

No sucedió nada, aunque pueda surgir algún pensamiento que diga que las cosas pasaron.

Aún siento el sabor de galleta y café en mi boca desde hace media hora.

Ese sabor en la boca está apareciendo en el presente y junto con el sabor en la boca surge un comentario que dice, "este sabor está desde hace media hora". No hay hace media hora -sólo hay presencia y en esa presencia hay un pensamiento que incluye la idea de hace media hora-. Es solamente el pensamiento el que mantiene la idea de un individuo "yo" que se extiende a través del tiempo.

Entonces, ¿estás diciendo que el sabor está surgiendo en la presencia con una historia que está surgiendo en esta presencia, de la nada, sin causalidad?

Cada vez que hay identificación con la historia dentro del pensamiento se da la apariencia de que si hay tiempo y causa y efecto. Sin esa identificación, se ve que todo surge espontáneamente, sin causa. Sin embargo, no se trata de saber cuál de estas posiciones es la "correcta". Todo se trata de Ser y ningún punto de vista en particular es "correcto" o "incorrecto". Cuando se promueve la búsqueda de la iluminación se plantea que la visión que se identifica es ilusoria. La descripción que se está dando aquí no está sesgada en favor de un punto de vista "iluminado". No estoy intentando convencerte de que no te comiste una galleta hace media hora, sin embargo, si es posible que eso pueda ser visto como una historia, más que como un hecho. En cualquiera de los casos es la realidad. No se necesita "conseguir" algo o entender algo. La vida es sólo un juego de imágenes que van surgiendo en el momento presente.

Puedo ver todo esto, pero es que este "yo" parece tan real. No siento que pueda desprenderme de él.

Si esto es lo que está apareciendo, entonces eso es la realidad, es real. No necesitas desprenderte de ello.

De cualquier forma no tengo elección.

No. Tal vez la identificación desaparezca, tal vez no. Todo es Ser. Ser no tiene preferencias. ¡Aunque si hubiera alguna preferencia tendríamos que decir que es por la confusión ya que vemos mucho más de ella que de la claridad!
(risas)

¿El Ser es una entidad? Cuando parece que "yo" soy una entidad, entonces también el Ser se presume como una entidad de algún tipo, como una cosa que puede ser adquirida o lograda. Cuando no hay identificación de un "yo", entonces no hay entidades que se puedan encontrar en ninguna parte. Entonces, ¿el Ser no necesita ninguna entidad para experimentarse a sí mismo?

Ser ya lo es todo, independientemente de lo que esté apareciendo.

Así que ¿uno no puede no ser?

¡Intenta no ser!

¡Algunas veces lo hago! (risas)

Simplemente, esto es

 Nathan, muy brevemente, ¿qué es entendimiento, qué es saber, cuál es la diferencia entre los dos?

El entendimiento, según la forma en que yo utilizo el término, está limitado al pensamiento. Éste aparece como si alguien estuviera tratando de resolverlo. Con el conocimiento, los pensamientos siguen surgiendo pero aparecen de manera objetiva, con el mismo sentido en que aparece un árbol, algún sonido o una sensación. La historia que transmite su contenido no se toma como si fuera "mí" vida, lo que "yo" soy. Todo es simplemente como es y no hay nada que necesite resolverse. ¿Cuál es la diferencia entre los dos? El entendimiento parece ser personal y el conocimiento es impersonal. Sin embargo, la diferencia es relativa. De cualquier manera nunca hay nadie, simplemente esto es.


Pensamiento

 La naturaleza del pensamiento es tal, que sugiere otras dimensiones, otras realidades posibles además de éste. Si la realidad presente es la identificación y también está presente la idea de algo llamado iluminación, entonces la iluminación, en este ejemplo, es sólo una ilusión. No tiene otra realidad más que la de una idea, como un pensamiento. En este sentido, el pensamiento aparece como la puerta que conduce fuera de la presencia, fuera de la realidad.

Sin embargo, ¿no es el pensamiento mismo la realidad?
El pensamiento puede estar apareciendo en el presente como parte de la realidad, pero cuando el pensamiento toma el papel protagonista en el juego de la vida, su contenido sugiere que hay infinitas alternativas para lo que es en el momento presente. Esto le otorga una realidad aparente a la idea de pasado y futuro, a lo que pasó y a lo que podría suceder. Cuando el pensamiento no es visto de esa manera, entonces sólo queda esto: todo tal y como aparece en el presente. Que también incluye el pensamiento.


Suposiciones

La teoría general dice que los rayos de luz pasan a través de nuestros ojos y forman imágenes en nuestra cabeza, en nuestro cerebro. Sin embargo, tú dices que esta es una forma innecesariamente complicada de describir las cosas. ¿Es correcto?

Basándonos solamente en la evidencia presente, en realidad ¿en dónde está ese cerebro que supuestamente ocupa esta cabeza? ¿Hay cerebros apareciendo en este momento en la consciencia? Quizás haya un libro que cuenta la historia de que hay cerebros dentro de estas cabezas, en donde se llevan a cabo reacciones químicas y en donde se producen los pensamientos, pero realmente, en este momento, ¿cuántos cerebros están apareciendo en este salón? (Risas) Entonces, en este momento presente, la historia del cerebro está basada únicamente en una suposición.

Pero, ¿no es este un punto de vista limitado? A mí me parece que estás diciendo que el cerebro y la historia son menos reales que lo que se está percibiendo en el momento. Tal vez un mundo sin pensamiento conceptual sería la realidad para un bebé, pero eso no es la realidad para mí.  Mi realidad incluye todas mis historias, mis experiencias, mis pensamientos y todo lo demás. Pero te escucho decir que todos esos pensamientos, esas historias, etc., son menos importantes y menos reales que lo actual.

Cualquier cosa que aparezca en este momento como realidad es realidad. No estoy sugiriendo que ninguna versión de la realidad sea más o menos importante que otra. Lo que estoy sugiriendo es que cualquier cosa que se presente en este momento como realidad puede ser vista de un modo totalmente diferente cuando no se basa uno en una visión sesgada del pensamiento.

Pero hay un cerebro. El cerebro es el que se mantiene pensando y analizando esos pensamientos en todo momento, llevándonos de un lugar a otro, viviendo nuestras vidas y produciendo todas esas historias.

¿Será? ¿Hay realmente un cerebro que está pensando pensamientos? Basándonos solamente en la evidencia presente, los pensamientos están apareciendo aquí en la conciencia. Que hay un cerebro pensando pensamientos es, en sí mismo, simplemente otro pensamiento que surge como una historia en la consciencia. Si nunca hubieras escuchado todas esas historias acerca de que los cerebros son los responsables de los pensamientos, entonces los pensamientos simplemente aparecerían de manera misteriosa en la consciencia, sin cerebros que pudieran ser observados por ningún lado. De hecho, ese es realmente el caso en este momento, esto es lo que estoy puntualizando. Desde la evidencia presente, que el cerebro es un instrumento que produce pensamientos dentro de estas cabezas es simplemente una suposición. No es que esta suposición sea "incorrecta". Pero este ejemplo del cerebro nos sirve para darnos cuenta cómo fácilmente pasamos por alto el hecho evidente de que el pensamiento, y todo lo demás, está simplemente apareciendo en este momento dentro de la consciencia. Todo es muy diferente cuando la vida es vista a través de esos filtros del pensamiento, de falsas suposiciones, de historias interminables que explican cómo y porqué todo lo que aparece es considerado como realidad. Cuando todas esas suposiciones no se toman como la realidad, cuando esos pensamientos se ven como pensamientos, todo sigue apareciendo en la consciencia. Los pensamientos siguen surgiendo, pero su contenido no tiene el efecto de separar y dividir. En este caso, el flujo de pensamiento es simplemente una historia interesante.
Digamos que tenemos un interruptor con el que podemos apagar instantáneamente el sonido de los pensamientos con el fin de cortar el paso de algún comentario y entonces tampoco aparece ninguna historia.
Sin ese comentario, se da simplemente lo que aparece en la consciencia, que sigue incluyendo pensamientos, aunque éstos no son audibles. Cuando el contenido del pensamiento ya no está disponible, no importa lo que aparezca en este momento presente, puede verse en una forma directa, en lugar de la forma separada en la que la presenta esa historia del pensamiento. No estoy diciendo que los pensamientos tengan que desaparecer del panorama, pero si se deja de ver su contenido con tanta seriedad, entonces la vida aparece más como entretenimiento que como un calvario.

Pero si uno se deshace de todas esas suposiciones entonces todo desaparecería.

¿En serio? Entonces tú vas mucho más adelantado que yo. (Risas)
En este momento no está surgiendo ninguna suposición y aún así, todo sigue apareciendo.

Pero tú estás realmente hablando desde la postura de un bebé. Esa es la forma en que los bebés ven las cosas, sin ninguna de esas suposiciones. Pero tener fe para no invertir en esas historias que aparecen implicaría dejar de lado todo lo que somos, todo aquello que parecemos ser.

No estoy sugiriendo que tengas fe en algo, simplemente que es posible que esta vida se desenvuelva sin suposiciones. ¡Son las suposiciones las que necesitan de tu fe!

Entonces, ¿es por eso que dicen que cuando la historia del pensamiento no se toma como realidad y deja de haber pasado, historia, todo parece tornarse nuevo y fresco en cada momento? Esta es la diferencia entre tú y yo, que todo lo veo como repetitivo y aburrido y tú lo ves siempre fresco.

Para cada personaje que hay en este salón hay una versión de la realidad y ninguna versión es más significativa que la otra. Así que, si lo que está apareciendo en este momento es la misma mesa vieja y una lámpara insípida, entonces esto es lo que es. Esa es la realidad.

Pero si estás iluminado eso no te importa.

¡Ahí vas con tus suposiciones de nuevo! (Risas)

 Nathan Gill


Traducido por Tarsila Murguia

sábado, 25 de agosto de 2012

Los diálogos pasan a Facebook

Desde este momento, los diálogos del libro Ya estás despierto de Nathan Gill pasan a Facebook por lo que si queréis seguir leyéndolos tenéis que clicar a la pestaña que hay a la derecha que pone Nathan Gill en español en Facebook.

Muchas gracias

domingo, 19 de agosto de 2012

Diálogo 7.8


¿Cómo se explica esa aparente paradoja de que parezca que las cosas cambian y, sin embargo, el tiempo no existe?

Lo único que existe es ese contenido siempre cambiante y en constante movimiento que brota en la consciencia en el presente. Sólo parece real cuando se produce una inmersión en el torrente de pensamientos. En la presencia, existe el “saber” innato de que aquello que aparece en el momento presente –en forma de una vida que, aparentemente, se prolonga en el tiempo- sólo es la película de la vida.

Tengo la sensación de que es más fácil ver los objetos de tu campo visual como tales que ver que la autoconciencia psicológica y el cuerpo sólo forman parte del contenido de la consciencia.

Sí, cuando el cuerpo aparece en el guión de la película, va asociado a una sensación funcional de “uno mismo”, que se puede diferenciar del yo psicológico. Ese yo psicológico es el que aporta la sensación de estar separado del resto de cosas que aparecen, de forma que este cuerpo se convierte en “mi” cuerpo.

Nathan Gill

lunes, 18 de junio de 2012

Diálogo 7.7


En consecuencia, tanto las preguntas como el que las plantea no son más que pensamientos.

Las preguntas surgen cuando la atención se centra en el relato mental.

Y nosotros sólo nos percatamos de ello.

En ese momento, existe el “percatarse”.

Cabe suponer que parte de ese “percatarse” corresponde al hecho de que las cosas parecen cambiar y, si no me equivoco, ésa es la paradoja: que la mente se explica el hecho de que las cosas parecen cambiar inventándose el tiempo psicológico.

Todo cambia –ésa es la naturaleza del guión, del contenido de la consciencia- pero no existe ninguna mente que cree nada. Existe la consciencia y el contenido que aparece en el presente, en el que se incluyen los pensamientos que parecen constituir la mente. Esos pensamientos son la información sobre un pasado y un futuro inexistentes que dan cierta sensación de duración: la prolongación de un “estar fuera” del presente.

Nathan Gill

domingo, 10 de junio de 2012

Diálogo 7.6


Nathan, ¿sientes curiosidad por lo que pasará cuando tu cuerpo muera?

Este cuerpo está aquí y ahora y no está “muerto”. Preocuparse por la muerte es apartarse del presente. Como parte del guión, podríamos tener una interesante conversación sobre la muerte pero eso conllevaría darle validez al “yo” y pasarlo por alto. Esas conversaciones suelen versar sobre “mi” muerte como un acontecimiento que se proyecta en el futuro y que le sucederá a un personaje surgido de la identificación con el “yo”, pero tu verdadera naturaleza es Unidad.

A veces pienso que es como si este cuerpo pudiera acceder a un tipo de sabiduría que la mente no parece poder alcanzar.

El cuerpo no sabe nada de la muerte. El cuerpo es algo que aparece en la consciencia en el momento presente.

Por tanto, ¿eso de que el cuerpo es “sabio” no es verdad?

Sí, pero es presente: no depende del tiempo. Lo que tú llamas “mente” no es más que una corriente aparente de pensamientos. Por tanto, todas esas cosas de que el cuerpo muere y demás no son más que pensamientos que surgen en la consciencia del presente. Obviamente, cuando uno se sumerge en el pensamiento, hay todo tipo de curiosidades y se inventa un futuro en el que se producirá la muerte. Sin embargo, lo único que existe es el presente: esta presencia, consciencia y contenido, junto con una conversación sobre la muerte. Si nos entretenemos con estas preguntas, no haremos sino jugar con los pensamientos. En un encuentro como éste, se nos recuerda constantemente nuestra verdadera naturaleza y todos los relatos mentales quedan desenmascarados a medida que van brotando.

Nathan Gill

Diálogo 7.5


También está la idea de que debe existir algo más allá de este mundo…

Sí, ésa es otra forma de proyección porque ese “otro mundo” no aparece como contenido actual de la consciencia sino que es una idea, un pensamiento. No hay ningún otro mundo: no hay más que el contenido presente de la consciencia cuya configuración cambia constantemente.

No es como decir que no hay…

Cualquier cosa puede surgir en la consciencia. Puede surgir cualquier “ámbito” pero no será más que una disposición distinta de imágenes que aparecen en el decorado del momento presente.

¿Sería apropiado decir que hay que reconocer lo corriente para poder ver lo extraordinario?

No, no sería apropiado decir eso. (SE ríen.)

Imaginaba que dirías eso.

No hay ningún tipo de calificativo.

Sólo existe Lo-Que-Es.

Sí.

Nathan Gill

Diálogo 7.4


Por tanto, el pensamiento “La mente se ha cansado” sólo es un concepto más.

Sí, el término “mente” se refiere a la inmersión en la corriente de pensamientos pero, cuando queda desenmascarada, resulta evidente que la mente sólo es un fantasma.

Sin embargo, no hay ninguna necesidad de deshacerse de los pensamientos, evidentemente: simplemente se reconoce que son un elemento natural del decorado. Se “sabe” que ese aparente flujo de pensamientos no es más que una serie de pensamientos unitarios que aparecen y desaparecen, igual que una hélice, cuando gira, da la sensación de ser un objeto circular aunque, en realidad, no sea más que varias aspas. No existe una entidad concreta llamada “mente” pero, cuando no se ve de forma objetiva y se le pone ese nombre, es porque consideramos a ese aparente torrente de pensamientos “mi” mente… “mi” vida, “mi” historia.

La gran epopeya…

Todo resulta evidente. Si ahora nos pusiéramos a hablar sobre lo que llaman “el Despertar” y a decir que es algo que sucederá en un futuro, que Nathan ya lo ha conseguido (que ha “despertado”) y que no existe ya en todos y cada uno de los personajes en forma de los cuales se manifiesta la Conciencia, el Despertar se convertiría en una especie de zanahoria de oro que estaría colgando constantemente delante de nosotros y que nunca llegaríamos a alcanzar. En la película, un Despertar que se proyecta en un futuro sirve para fomentar el embelesamiento: el hecho de que se continúe inmerso en los pensamientos en forma de autoconciencia psicológica.

Nathan Gill

Diálogo 7.3



Por alguna razón, la mente se ha cansado y ya no hay más preguntas. “La mente se ha cansado”… Pero no hay mente, ¿no?

No hay mente.

Entonces, ¿cómo se puede cansar?

No hay mente, así que no se cansa. En esta película, ese aparente flujo de pensamientos al que tú te refieres con la palabra “mente” puede dar la sensación de embelesarte menos. Se ha desvelado que se trata de una película y se descansa en la Unidad. Aunque parezca que ese proceso se ha producido en el personaje, en “alguien”, en realidad ese personaje nunca ha tenido vida. No es más que un cuento, mientras que la Conciencia –o Unidad- siempre ha estado presente y completamente despierta. Este reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza adopta la forma de una escena en una película. Sólo existe la película en la cual y en forma de la cual se aparece.

Nathan Gil

martes, 1 de mayo de 2012

Diálogo 7.2


Nathan, me gusta mucho tu forma de referirte a la Unidad en términos de “consciencia” y de “contenido de la consciencia”. Desde entonces, me doy cuenta de que o hay una consciencia que no se despista con nada o, de repente, me quedo sorprendida al darme cuenta de que he estado sumida en un torrente de pensamientos. ¿Podrías hablar un poco más de ese momento de “darse cuenta”?

Ese “darse cuenta”, aunque parezca formar parte de esta película y ser algo que realiza el personaje, en realidad sucede por sí solo. Sencillamente, en cada momento presente surge el reconocimiento de tu verdadera naturaleza. Puede que el “yo” venga y se vaya, o puede que no suceda nada.

Y lo único que hacemos es seguir percatándonos de la consciencia y de su contenido.

No es que “tú” sigas percatándote de eso. Como acabamos de decir, es algo que sucede de forma espontánea.

Es constatado pero sin un “alguien” que lo constate.

Sí. Lo que, inicialmente, aparece en la película en forma de comprensión intelectual se disuelve en el “saber” innato y, entonces, ya no se necesitan ni analogías ni entender nada: sólo se “reconoce” nuestra verdadera naturaleza de forma directa, inmediata y sin pensamientos.

Llega un punto en que uno deja atrás sus viejas “herramientas”.

Sí, y es cuando se reconoce que lo único que ha existido desde siempre es la Plenitud o la Unidad.

Nathan Gill

Kensington (Londres) Charla vespertina. Diálogo 7.1


Nathan, aunque estamos hablando de nuestra verdadera naturaleza, en realidad no existe nada que no lo sea. Todo es nuestra verdadera naturaleza porque todo es Conciencia, incluido ese “yo” que dice que no lo es o que hay algo que no puede conseguir…

Sí, aquí, estamos utilizando esta terminología porque esta pequeña escena de la película de la vida –la aparición de esta habitación llena de personajes- parece tratar sobre el hecho de reconocer que ya se está despierto al cien por cien. Durante casi todo el tiempo, la mayoría de los personajes de la película asumen que son “alguien”: por eso, el hecho de reconocer que nuestra verdadera naturaleza es Unidad no puede constituir una escena especial o importante dado que, si contamos el número de personajes que están escuchando este mensaje en esta habitación, nos daremos cuenta de que existen muchos más –otros muchos “alguien”- en muchos otros lugares viendo un partido de fútbol ahora mismo.

En relación con esa analogía tan utilizada de la película proyectada sobre una pantalla, ¿no hay algún ente divino que lo controle todo entre bambalinas, encendiendo y apagando las imágenes?, ¿o es que la película sencillamente sucede?

Esta película sigue su curso por sí sola. Lo “divino” es la película en sí. Tras la película no se esconde ningún ente que la esté proyectando. La película es la apariencia inmanente de la Unidad.

Entonces, en la película –en la representación teatral-, se puede diferenciar el punto de vista de la identificación con el pensamiento del “yo” del de después de haberlo desenmascarado, en el sentido de que, en el segundo caso, ya no es presa del espejismo de estar limitado por el contenido de la consciencia.

Sí, pero la cuestión no es que haga falta eliminar los pensamientos: los pensamientos forman parte del decorado y, cuando se los ve como tal, surge ese desahogo natural.

Yo siempre me había imaginado que se producía un gran cambio al desenmascarar al “yo”.

No necesariamente… En el caso de algunos personajes, puede producirse un reconocimiento repentino de que la Unidad es su verdadera naturaleza y, entonces –puede suceder, aunque no invariablemente-, ese hecho puede implicar una intensa sensación de dicha suprema, una especie de alivio exagerado al desaparecer la tensión. Sin embargo, dado que lo más usual es que al “personaje” de la película se le vaya cayendo la máscara de forma progresiva, ese alivio de la tensión asociada al hecho de creerse “alguien” también aflora de forma progresiva. Como no queda demasiada tensión acumulada, no es necesario que se produzca una “explosión” de dicha suprema.

Nathan Gill

domingo, 25 de marzo de 2012

Diálogo 6.19


Ya no tengo más preguntas. Si te paras a pensar, te das cuenta de que es imposible que se puedan plantear más preguntas. Dicho de otro modo, hacer preguntas no es más que una forma de llegar a la conclusión de que te has quedado sin preguntas.

Exactamente, así es. De hecho, no existen respuestas, como tal, a las preguntas. Las respuestas que se dan no aclaran realmente las preguntas sino que lo que hacen, en realidad, es minarlas.

Desde el punto de vista del personaje que está involucrado en su búsqueda, las preguntas suelen tratar sobre el “yo”, sobre qué puede hacer para iluminarse o sobre cómo superar algunas dificultades que encuentra en el guión. Sin embargo, lo que sucede en realidad es que todas esas preguntas quedan minadas: aquí se apunta hacia aquello que ya existe y que es anterior al guión del “yo”. Es entonces cuando ese muelle se va destensando y las preguntas acaban desapareciendo. La vida es tal y como es.

El que hace la pregunta y la pregunta misma se fusionan en una misma cosa.

Ya lo son.

¡Tienes razón! (Se ríen.)